Ser adulto no significa que tengas que renunciar a ese sueño de aprender ballet clásico.

modern style dancer posing on studio background

El ballet se ha vuelto un método para mantenerse en forma, te aporta elasticidad, coordinación, fuerza y grandes beneficios físicos.

Se puede dar nueva vida a un alma cansada, hacer que un espíritu se eleve y convertir la tristeza en alegría.

El factor edad como condicionante para tomar clases de danza clásica deja de existir, ya que nos abocamos a la realización del ballet porque nos gusta, nos hace sentir bien y nos apasiona desde siempre. Por lo tanto, no debes considerar nunca la limitación de edad.

Bailar supone una descarga considerable de adrenalina, que favorece la reducción del estrés psicológico y de la tensión corporal que se acumula durante el día. Esto, a la vez, facilita la concentración.

Practicar ballet clásico es la técnica de moda, la danza clásica es muy buena para moldear la figura, lo último es bailar danza clásica para moldear y estilizar tu cuerpo.

Con esta técnica cambia las agotadoras y machaconas clases en el gym por las delicadas y elegantes poses de la danza.

Desde hace unos años muchas mujeres han empezado a practicar ballet clásico como hobby. Cambian las clases de spinning por la danza.

No hace falta tener experiencia, cualquiera puede hacerlo y los beneficios se notan enseguida, es una técnica mucho más respetuosa para el cuerpo. Se trabajan todos los músculos del cuerpo, ayuda mucho con los problemas cervicales y estiliza la figura.

Además se aprende de una forma muy agradable.